lunes, 14 de mayo de 2012

El peligro ya no está en casa

Bueno, parece que al final, la instalación se quedará bastante bien.
Se trata de dejarla preparada para 5,5KW de los de antes, ya que de momento poco mas se puede hacer y para una vivienda de 50m² poco mas hace falta.
La instalación estaba realizada con tubo rígido de 11 empotrado y las canalizaciones principales con tubo de 13 de color amarillo, vamos lo que se dice un clásico.
Lo primero que he hecho ha sido pasar el cableado necesario por los tubos existentes, para ver que tramos de tubo podía respetar, no sea que haya que cambiar el tubo.
Por suerte la mayoría ha pasado, pero dónde no he podido pasar, bien porque eran tramos de instalación superficial o porque era paralelo anti humedad empotrado directamente en el yeso, el albañil ha tenido que hacer rozas nuevas.
Como los tabiques son del cuatro, se ha tenido que hacer las rozas con mucho cuidado de no pasarse a la otra parte. Otra cosa han sido las cajas de empalme y mecanismos ya que de fondo tienen prácticamente lo que tiene el tabique.
Conforme ha ido fijando las cajas en la pared he ido pasando el cable y empalmando las cajas.
La derivación individual ha sido de 10mm² que con mucha suerte y algo de vaselina he podido pasar por el tubo existente, ya que se trataba de un primer piso y el cuadro general se encontraba justamente encima de la centralización de contadores.
Al ser una centralización de las antiguas, metálica, con bases de porcelana y cable de algodón he tenido que rehacer el cableado y montar unas bases c80.
Para la toma de tierra, me han hecho una zanja en la que he extendido unos cuantos metros de cable de cobre desnudo, reforzado con unas picas de tierra.
Ahora, con una instalación nueva toma de tierra incluida, el cliente puede estar tranquilo de que esta funcionará de modo correcto y de que sus electrodomésticos estarán convenientemente protegidos.
Decir que para los clientes ha sido una semana bastante traumática ya que en cuestión de días han podido ver como su hogar se llenaba de rozas y escombros y hasta los últimos días no se ha podido ver el resultado.
Ya solo queda la pintura y de eso se encargan los clientes, a los que he explicado cómo se desmontan las carátulas de los mecanismos para que puedan pintar sin ensuciarlos.

No hay comentarios: