miércoles, 13 de marzo de 2013

Saneando la instalación de un jardín


Hace un tiempo nos llamó una clienta quejándose de que cada vez que llovía le "saltaba" el automático de la casa.

Cuando acudió Noé, pudo descubrir que la causa era que la instalación eléctrica del jardín era un autentico desastre, ya que se encontraba llena de empalmes realizados en las arquetas, que al llover se llenaban de agua y que no desaparecía fácilmente de las mismas.

Aunque los empalmes estaban recubiertos de cinta vulcanizada, esta no evitaba que el agua  entrara en el interior de los mismos, ya que siempre queda la junta entre conductor y conductor.

Tras desconectarle gran parte de la instalación exterior consiguió que esta no hiciese "saltar" el automático y le dijo que debía revisar toda la parte dañada.

Al cabo de un tiempo fui a echarle una mano para ver que podíamos hacer por la misma.

Tras abrir todas las arquetas, algunas ocultas ya que se encontraban literalmente bajo tierra, pusimos en práctica la idea de Noé y comenzamos a cambiar tramos de cable, con el objetivo de centralizar la gran mayoría de los empalmes en unas pocas arquetas y prepararlos de forma que quedaran mejor protegidos contra la entrada de agua en el interior de los mismos.

Entre las arquetas que encontramos había una muy curiosa, ya que en esta, no sólo se encontraban empalmes de la instalación eléctrica, sino que también se encontraba en el interior de una caja de empalme la fuente de alimentación del interfono y el relé de apertura del motor de la puerta de la entrada a la parcela.

Aunque no entiendo cómo fue capaz de sobrevivir todo ese tiempo en semejantes  condiciones, lo que si que tenía claro que tras nuestro paso la cosa no iba a quedar así, por lo que hicimos un trozo de zanja desde la arqueta a una pared que había a unos metros, para montar una caja estanca en la misma, para poder alojar en su interior dicha fuente y el relé.

Una vez probada la instalación usamos un gel de dos componentes  para proteger los empalmes que habían quedado en las arquetas, de manera que llenamos las cajas completamente.

Al secarse se convierte en una especie de gelatina, que en caso necesario se puede quitar fácilmente con la ayuda de una simple cuchara o similar para poder trabajar en la caja.

Lo que hicimos fue sellar previamente las salidas de cable con silicona, ya que por experiencias anteriores pudimos comprobar que el gel tarda un tiempo en secarse y durante este proceso desaparece la mitad del producto, ya que este se cuela entre los espacios que hay en los huecos que quedan entre las propias mangueras y entre estas y su acceso a las cajas de empalme.

Han pasado unas cuantas tormentas y de momento parece que el trabajo ha sido un éxito, ya que la clienta no ha vuelto a tener problemas con la instalación exterior saneada.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Juganett,
fantástica tu última entrada. Tan solo una duda. Es respecto al gel usado como sellador de la caja de empalmes. Como se llama o que marca usas. Lo más parecido que yo conocía era uno que se le echa a las picas de tierra para mejorar la salinidad del terreno y ayudar a que la puesta a tierra tenga una baja resistencia. Pero este gel "sellador" es la primera vez que tengo noticias de él. Supongo que será más habitual de lo que yo creía en instalaciones de BT enterradas.

Hasta ahora mismo, suponía que si con la cinta vulcanizable no valía, se usaba cinta selladora, un empalme termorretactil y con eso no entraba agua aunque diluviase.

Pero ya veo que hay otras opciones

Un saludo

Pedro

ragundo dijo...

Pues lo mismo
Me parece genial el gel para la caja de empalmes.

¿Que marca es?. Vas a conseguir que te patrocine la pagina :).

Como siempre el blo, genial

juganett dijo...

Hola Pedro y hola ragundo.

Gracias por los comentarios, la verdad es que son unos comentarios que he de agradecer (animan).

En principio, esto del gel no es algo nuevo ya que antes, hacías los empalmes en una caja, cogías un cirio de los grandes y le dabas con el soplete para que se derritiera y se llenara la caja de cera.

El problema es que quitar la cera era algo mas engorroso.

La marca, como bien dices no me patrocina el blog (¡ya me gustaría a mí!) por lo que si queréis saberla me enviáis un correo electrónico (alias email) a mi dirección y os envío hasta una foto si hace falta.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Cirio, cera, soplete....con poco más montas un trono de Semana Santa, je, je

Un saludo
Pedro (Málaga)

PD: ya he buscado en Internet fabricantes y hay unos cuantos. Gracias de todas formas

Anónimo dijo...

Nosotros comprabamos bloques de parafina para rellenar las cajas, eran unos bloques como de 40x20x5 de dimensiones

juganett dijo...

Y seguro que las instalaciones aún se mantienen funcionando sin problemas.

Es agradable e interesante escuchar de alguien que ha usado un método tradicional.

Un saludo.

Manuel Aguilar dijo...

Fantastico Jugannet como siempre... muy curioso el tema del gel, no lo conocia, me ha llamado la atencion los empalmes con cinta aislante, parece ser que la gente le tiene "alergia" a las fichas de empalme, yo suelo usarlas bastante.

El trabajo ha quedado muy bien, limpio y "curioso", la pena es que muchisimas veces el mismo operario suele hacer estas "chapuzas" por terminar antes, miedo al jefe.. etc.

Es preferible siempre esmerarte un poco mas, para que asi no te vuelva a llamar el cliente.

Saludos desde Cordoba.

juganett dijo...

Hola Manuel.

Como siempre, todo es cuestión de conocimientos y de costes.

Un saludo.