domingo, 9 de junio de 2013

Ventiladores para el calor

Si hay una cosa con la que nunca me quedo tranquilo es con el montaje de un ventilador de techo.

Aunque por un lado, es un electrodoméstico que siempre me ha gustado, por el otro lado siempre me ha inquietado y es que las fijaciones al techo han de estar muy bien hechas. Hay veces que he desmontado algún que otro ventilador y aún no se como aguantaba en el techo sin caerse.

En este caso me ha tocado montar tres ventiladores de techo, de cinco aspas cada uno, en un par de habitaciones y una cocina.

Lo primero que he hecho ha sido ver qué tipo de fijaciones usar.

Aunque de fábrica viene con un juego de tornillos y sus respectivos tacos, no son un tipo de fijaciones que me gustan, por lo que he realizado los taladros para ver qué tipo de techo tenía.

Al ser un techo típico de bovedilla cerámica (pena que no sea de hormigón que es mas fuerte) he usado unos balancines, con los que siempre me quedo más tranquilo.

Tras realizar los taladros y meter los balancines, he fijado la base pasando los ejes roscados por los dos orificios que tiene esta para su fijación a techo.

No satisfecho con esto, he intentado montar un tercer balancín en un orificio que tiene la base en el centro, aunque por desgracia lo he tenido que quitar, ya que el espacio era tan justo que no entraba el receptor para el control del ventilador ya que este chocaba con la cabeza del tornillo.

Tras fijar la base al techo lo he conectado a la salida del punto de luz existente. He de decir que la conexión ha sido realmente fácil, ya que la ficha de empalme se encontraba bien situada e identificada, evitando así cualquier posibilidad de error.

Una vez conectado he montado el receptor que va interconectado al resto del equipo mediante el uso de unos conectores específicos, con lo que es imposible equivocarse, tras lo cual he cerrado la tapa de la base.

Una vez terminada esta parte del proceso, he comenzado con el montaje de las aspas.

Tras organizarlas todas y ensamblarlas he ido fijándolas una a una a la base del techo.

Este es el proceso mas largo en el montaje del ventilador y es algo que hay que hacer de manera metódica, revisando bien los aprietes de los tornillos, ya que de quedarse alguno flojo puede provocar vibraciones en el ventilador.

Para saber exactamente como iban, ya que había dos posibles direcciones he tenido que mirar la foto de la caja, ya que por desgracia las instrucciones no me lo dejaban muy claro.

Una vez las aspas montadas he montado el plato sobre el que va el portalámparas, conexión para la que también hay previsto un conector.

Tras esto he montado la bombilla y el cristal.

Una vez terminado el montaje he realizado la prueba de fuego.

La verdad es que al tener cinco aspas es un ventilador que funciona de manera muy suave, razón por la que no se han notado las vibraciones.

Aparte de esto he de decir que estéticamente queda muy bien.

Con el mando a distancia puedes seleccionar las tres velocidades y el encendido y posterior apagado de la luz central. 

En el ventilador hay un conmutador que permite su giro hacia izquierda o derecha, de manera que puede tirar el aire directamente de arriba hacia abajo o subir el aire expulsándolo hacia el techo y paredes, de manera que te llegue de rebote.

Aunque el primero me ha costado un poco más, el resto ha sido coser y cantar, ya que no he tenido que interpretar ningún plano.

Sólo le he encontrado una pega y es que si dejas el interruptor dado para maniobrar únicamente desde el mando a distancia y se va la luz, por ejemplo en un corte de suministro de la compañía, cuando esta vuelve se enciende la luz del ventilador, razón por la que no he podido anular dichos interruptores y razón por la que tienes que acordarte de cortar el suministro al ventilador desde su interruptor antes de irte, no sea que vuelvas al cabo de unos días y te encuentres con la luz encendida y un aumento de coste en la factura de la compañía eléctrica.

2 comentarios:

Manuel Aguilar dijo...

Muy bien explicado, como siempre, Juganett, queda muy bien esteticamente, tiene un diseño muy fino y elegante.
Yo he montado tambien varios de estos y SIEMPRE y digo SIEMPRE le he encontrado 2 inconvenientes...
Uno es el receptor, el espacio que queda, dentro del alojamiento para el receptor es muyyyyyy justito, o por lo menos en los modelos que me ha tocado montar siempre ha sido asi.
De modo que quedan los cables un pelin "apelotonados" y no me hace mucha gracia, pero bueno, al final entra justito pero entra.
La otra pega, es por parte del cliente :-) jejeje. SIEMPRE que me han llamado para montar alguno, el cliente, se ha entretenido en montar las aspas y demas elementos, con lo cual luego es un "coñazo" posicionarlo en su ranura para los tornillos y ademas es incomodo de agarrar...este mas o menos con 5 aspas se puede soportar, pero los grandes que tienen las aspas grandisimas, son un autentico COÑAZO,.....
!!!SEÑORES CLIENTES...NO TOQUEN NI MONTEN NADA, ESPERENSE HASTA QUE LLEGUE EL ELECTRICISTA!!!!...jejjeje
Saludos y enhorabuena por el blog.

juganett dijo...

Hola Manuel, gracias por el comentario y por la aportación.

Tienes toda la razón cuando dices que el receptor entra justo, tanto que no pude poner la fijación adicional a techo para quedarme mas tranquilo.

Tal como dices, si el cliente lo comienza que lo acabe y si no, que se lo deje al profesional.

Un saludo.